Tuesday Feb 07, 2023

Esto es lo que le dice su flujo vaginal

El flujo vaginal es normal y tiene una función específica. Es importante saber cómo es y cómo huele el flujo para poder detectar cualquier signo de infección y buscar el tratamiento adecuado. El color, el olor y la consistencia del flujo varían de una mujer a otra. Si un flujo en particular te resulta molesto o tiene un olor desagradable, puede que sea el momento de que te examine tu médico. Aunque existen muchas causas diferentes de los flujos vaginales (entre ellas, llevar una dieta sana y hacer ejercicio con regularidad), la mayoría de las mujeres experimentan un aumento de la humedad una vez cada varias semanas o meses como parte del ciclo nocturno.

¿Qué es el flujo vaginal?

El flujo vaginal es el líquido que sale de la vagina. Puede ser líquido o más espeso. El flujo vaginal es un signo de que la vagina está sana y es normal. Algunas mujeres pueden notar un flujo amarillento o blanco durante la ovulación o después de mantener relaciones sexuales. Esto es normal y no significa que haya ningún problema. El flujo puede variar en color, consistencia y cantidad. Por lo general, disminuye de volumen y se hace menos frecuente a medida que la mujer envejece. Sin embargo, el flujo también puede cambiar a lo largo del ciclo debido a cambios hormonales, infecciones, irritación, actividad sexual y otros factores.

¿Cuáles son las causas del flujo vaginal?

La causa más común del flujo vaginal son los cambios hormonales. El aumento de los niveles hormonales durante la ovulación puede provocar un aumento del flujo vaginal. Algunas infecciones pueden provocar un aumento del flujo vaginal. La vaginosis bacteriana provoca un flujo blanco e inodoro. Esta afección es más frecuente en mujeres que no tienen muchas parejas sexuales o que padecen algún trastorno médico, como diabetes, VIH/SIDA, traumatismos en la zona vaginal o las vías urinarias, o el uso de medicamentos contra el cáncer, como el dietilestilbestrol (DES) o los estrógenos.

Tipos de flujo vaginal

– Transparente – Es el tipo más común de flujo vaginal. Suele ser acuoso y no espeso. A veces, puede ser de color amarillo, verde o gris. – Amarillo – El flujo amarillo no suele ser motivo de preocupación. Puede estar causado por la píldora, una enfermedad hepática, una enfermedad tiroidea, diabetes o un flujo sanguíneo anormal hacia el aparato reproductor. – Blanco – Algunas mujeres presentan un flujo blanquecino en determinados momentos del mes. Suele deberse a una infección bacteriana. – Grueso y/o grumoso – Un flujo espeso, grumoso o sanguinolento o un flujo marron puede ser señal de una infección. Comuníqueselo a su médico para que le haga las pruebas pertinentes.

comunicados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top