Carmen Montero Medina viene al mundo el 8 de agosto de 1953 en La Mediana, perteneciente al término municipal de Almonte (Huelva). Su primera infancia transcurre en el paraje natural del Coto de Doñana hasta que a los doce años la familia se traslada a Cataluña por razones de trabajo. Más tarde, vuelven a desplazarse hasta Valencia y en 1985 Carmen fija su residencia en la Comunidad de la Región de Murcia.
    Será en el municipio murciano de Las Torres de Cotillas donde, por vez primera, dé a conocer sus creaciones literarias que hasta hoy están integradas por una copiosa producción literaria con diverso signo genérico: cuento, narrativa, aforismo y poesía, además de la escritura de distintos tipos de Pregones. Y, aunque se haya convertido en Doctora especialista en poesía, deja en cada uno de los escritos su impronta literaria cuyo sello no es otro que conceder una orientación psicológica a quienes se recrean en su lectura. También la autoayuda se enarbola como contenido primordial, llegando a convertirse, en ocasiones,  en objetivo fundamental. Tal es así que son numerosos los ejemplares, que de diferentes títulos suyos, están colgados en las salas de espera de tres de los hospitales más importantes de Murcia, el Morales Meseguer, el Virgen de la Arrixaca y el Reina Sofía.
    La aceptación serena de la realidad, el sentimiento esperanzador de la vida, la relación amorosa entre iguales y una visión vivificadora de la muerte son algunas de las claves más relevantes de la escritura de esta autora. Todas están sirviendo para esos pacientes y familiares que pernoctan en estos centros sanitarios pesarosos por el devenir inmediato.
    Para Carmen Montero Medina esta es la más alta utilidad que su literatura puede alcanzar. Para los que sufren y padecen, para los que viven cerca de los universales Vida, Amor y Muerte, más de 1000 poemas han transformado en estética literaria los pensamientos monterianos y un prolijo haz de reflexiones, afines a las de la mística de Ávila, sin idolatrías, pero alentando a esos lectores desfallecidos por los golpes de la vida.
    Un corpus de versos, palabras e ideas conforman el instrumento más eficaz para expresar la relación entre el Hombre y la Realidad. Ambos visualizados desde una óptica entre dogmática e intuitiva. Un concierto de obras, con partituras independientes y, sin embargo, de unidad conjunta, donde armonizan testimonios firmes, revelaciones gestadas en creencias sólidas y una suerte de moral práctica. Un compendio materializado a través de un uso lingüístico tan culto como popular, tan divulgativo como argumentativo.
    Los más de cincuenta y cinco títulos publicados hasta la fecha le han valido a nuestra anfitriona los nombramientos de “Hija Predilecta” de Almonte (Huelva),  e “Hija Adoptiva” de Las Torres de Cotillas (Murcia) y el reconocimiento por parte de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de la capital murciana a su obra, así como el inicio de expediente con el fin de otorgarle el diploma de “Hija Adoptiva” de la ciudad de Murcia.  

 

 

 
Subir
 
contador de visitas
Visitas